«Abrí mi laptop y al instante me sentí una genia. Escribir era mucho más fácil que cuidar un bebé. Escribir era algo que yo ya sabía hacer, técnicamente. Y la vida de nadie dependía de eso. Además ya no tenía tiempo para procrastinar ni para paralizarme pensando todo dos veces. Me había dado miedo de…