Me alegra estar por fin estar del lado de las madres

Hoy salí a la calle por primera vez

Por Lucía Panno*

 

Hoy salí a la calle por primera vez

me tomé el subte

alguna gente me pareció estúpida

maleducada

muy chetos

algunas chicas me parecieron muy lindas

algunos peinados muy raros

como el de flequillo fucsia

le compré una cañita con plumas al gato

para que no esté celoso de la bebé

bebé bebé

mientras el papá hace jardinería

y yo estoy en la calle

ella duerme en su cunita

¿está mal que haya salido un rato?

¿es muy pronto?

solo fui a buscar una pequeña estatuilla de kuan yin

la madre maría china 

para poner en mi altarcito de las madres

a un lugar que al final me pareció muy cheto

un lugar que vende la moda del amor

yo me quería comprar un poquito

pero estaba muy caro.

y además me di cuenta de que no lo necesito

por eso me fui en silencio y rápido

y no me hice cargo de la mirada distante de la dueña

rubia y envuelta en collares mágicos

yo pensaba que la gente mística era amable por naturaleza

receptiva

porque ellos enseñan eso, no?

a recibir, a soltar, todo eso.

pero en fin, no importa

después seguí mirando la galería

quise comprar un cuaderno

no encontré el correcto

me encuentran los cuadernos correctos

y no pasó

pensé en dibujos

en la fábrica de belleza

la avenida santa fé

las modelos del 2000 todavía 

en los afiches de mallas del verano

que empieza hoy.

qué chiquitas son, qué perfectas

yo en serio, no es un discurso dove

pero estoy más linda que antes

no comparto eso de que después del parto te sentís fea

es decir: me siento mal

lloro todo el día

tengo miedo de que mi hija no me quiera

de hacer las cosas mal

pienso en volver a la psicóloga

para buscar las palabras sobre las que pisar

en este abismo enorme que se abrió ante mí

tengo sueño y fastidio

pero linda estoy

y veo a las otras mujeres

las que caminan por la calle

y me alegra estar por fin estar del lado de las madres

gracias, mamá

gracias mamás de mi gente querida

gracias hijita

ahora somos parte de una hilera de mamushkas

gracias a mí.

 

*Lucía Panno nació en Buenos Aires, cerca del Parque Lezama. Cuando era bebé, su papá la llevaba al Bar Británico a leer el diario y tomar café. Fue una niña actriz y una poeta adolescente. De grande se dedicó a la dramaturgia. Escribió y dirigió sus propias obras de teatro ¡toda una proeza! Coordina talleres de escritura y creatividad. Cuando nació su hija Cata, la poesía volvió. También volvieron los barcitos.

**Collage maravilloso por Esperanza Bacigalup Vertiz.

**** Este texto forma parte de los encuentros de El silencio de las madres.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s